Los cinco lenguajes más importantes para iniciarte en el mundo de la programación

Los cinco lenguajes más importantes para iniciarte en el mundo de la programación
Compartir

Las ofertas de empleo relacionadas con la tecnología no paran de crecer en España. De hecho, muchas empresas no consiguen cubrir las vacantes debido a la falta de profesionales disponibles. La demanda continua de perfiles IT supone una oportunidad para todas aquellas personas que buscan su primer empleo o bien desean dar un giro a su carrera profesional, ya que las posibilidades de encontrar un trabajo bien remunerado y en poco tiempo, son elevadas.

“Para acceder a estas oportunidades laborales, la mejor opción para aprender programación es asistir a bootcamps donde los estudiantes pueden adquirir a través de la práctica las habilidades tecnológicas necesarias” señala el CTO de Aulab, escuela especializada en formación tecnológica.

Según datos de LinkedIn, a finales de 2020 había más de 285.000 puestos de trabajo vacantes en la industria de la tecnología en Europa. Mientras que el Observatorio para el Análisis y el Desarrollo Económico de Internet (Adei) estima que para 2030 se crearán más de 3,2 millones de puestos de trabajo en la industria de las TI gracias a la transformación digital.

Desde Aulab explican que el punto de partida para quienes se acercan al mundo IT son los lenguajes de programación, por lo que tener conocimientos sobre ellos es fundamental para encontrar un empleo en el sector IT. De hecho, JavaScript y PHP son claves para trabajar como front-end y back-end, respectivamente.

Aulab, señala los cinco lenguajes de programación más importantes que deben aprender aquellas personas que se estén iniciando en el mundo de la programación:

JavaScript. Es uno de los lenguajes más populares y, además, es relativamente fácil de aprender. Una de sus ventajas es que, al estar ya integrado en los navegadores, puede usarse inmediatamente sin necesidad de instalar ningún otro programa. No obstante, aunque funciona en todas las plataformas, los distintos navegadores lo interpretan de manera diferente por lo que es importante hacer pruebas multiplataforma. Actualmente se usa en front-end, para agregar funcionalidad dinámica a los usuarios de páginas web HTML, y también en back-end, del lado del servidor y en bases de datos.

PHP. El 79% de las webs utilizan PHP, incluyendo Wikipedia y Facebook, por lo que se trata de uno de los lenguajes más populares. Es de código abierto, dispone de multitud de recursos gratuitos online con los que se puede aprender a usar y tiene una comunidad de 5,5 millones de programadores especializados que pueden ayudar y formar sobre él. PHP se usa para codificar desde el lado del servidor, por lo que es una buena opción de aprendizaje para quienes deseen trabajar como back-end. Este lenguaje también facilita la programación en Laravel, Symfony, CakePHP y Zend, entre otros.

Rubí. Este es uno de los lenguajes más fáciles de leer y aprender para quienes se inician en la programación. Se basa en secuencias de comandos dinámicos basados en objetos y se usa habitualmente para crear sitios webs y aplicaciones. Además, dispone de muchas bibliotecas y herramientas que facilitan la programación con Rubí. Groupon, Twitch, Hulu o Airbnb son algunas de las empresas que usan Ruby on Rails, lo que demuestra su relevancia.

Python. Este lenguaje, usado para el desarrollo web y de software, es el más recomendado para quienes nunca han programado ya que es de los más fáciles de aprender. Tiene una sintaxis simple que, para quienes saben inglés, permite leerse sin dificultad aunque no se tengan conocimientos de programación. Además, Python permite expresar conceptos en pocas líneas de código que necesitarían un mayor número en otros lenguajes. Además, este lenguaje es de código abierto, gratuito, tiene una gran comunidad de programadores y existen multitud de materiales disponibles para aprender de forma online. Actualmente, también lo usan científicos de datos y se aplica en algoritmos de inteligencia artificial y machine learning.

C. En este caso hablamos de uno de los lenguajes más complejos, por lo que es perfecto para quienes deseen trabajar como programadores a largo plazo ya que, una vez se aprende, es mucho más sencillo aprender otros lenguajes. Además, hay que tener en cuenta, que muchos otros lenguajes derivan de C, por lo que existen características comunes que facilitan el aprendizaje de otros idiomas informáticos. Se utiliza para programar el software del sistema y es compatible con todos los sistemas operativos más usados hoy en día. Se trata de un lenguaje que está cerca de la máquina, por lo que con él podemos aprender cómo funciona un ordenador. De esta manera, se genera una base sólida de conocimientos que sirva para programar en otros lenguajes.

Por último, desde Aulab, recuerdan que con el curso de Hackademy se pueden adquirir todas las habilidades necesarias para aprender a escribir código en menos de tres meses, lo que facilita encontrar un empleo en el sector tecnológico.